24 de Agosto de 2022
red43-canal |

Firma y Aclaración: Lo que comemos y cómo influye en nuestro cuerpo

Nos visitó la nutricionista Antonella Rubilar para dar un pantallazo de lo bueno y lo malo que compramos para comer, sobre todo teniendo en cuenta la crisis económica.

En uno de los peores momentos económicos del país, en el que cada vez cuesta más llegar a fin de mes, podemos dejar de lado muchas cosas excepto el alimento que necesitamos para vivir. En este miércoles de Firma y Aclaración con Ricardo Bustos invitamos a la nutricionista Antonella Rubilar para hablar sobre este tema importante.

 

 

 

Antonella estudió en la Universidad Nacional de Córdoba y detalla sobre las cosas que podemos encontrar en un supermercado. Además, plantea situaciones como por qué gastamos 2000 pesos en una pizza y no en una verdulería.

 

 

 

"La alimentación nutre el cerebro, da energías, genera emociones, es cultura. Está en la mesa, en el día a día y nos acompaña desde la panza. La alimentación genera emociones, te ponés feliz cuando comés un chocolate o a quién no le gusta comerse un asado", comentó en principio.

 

A su vez, agregó: "Lo que es rico tiene calorías, muchas. Tiene grasa. La grasa da el sabor y hace que sea apetecible. Hay que ver la calidad de esa grasa. Si es buena o mala, en exceso no suma. No todas las grasas son malas".

 

¿Las cosas nutritivas son más caras que comer comida multiprocesada?

 

Sobre esta duda, la nutricionista aclaró: "No estoy de acuerdo 100%. En partes sí, pero considero que es en un principio. Si venís de comprar en el Supermercado, no vas a tener para comprar ahí y en otro lado todo el mes. Hay que hacer un cambio de a poco para direccionar tus gastos. Puede ser que gastes 2000 pesos en una pizza y no estés dispuesto a gastar eso en una verdulería. Ahí tenés fibra, nutrientes, antioxidantes, saciedad y la pizza es para un rato: pobre en fibra, nutrientes, procesada, rica en grasas e hiciste una sola comida con 2000 pesos. En la verdulería con 2000 pesos podés comer una semana. Comprás medio kilo de naranja, un brócoli, tres cebollas, tomates y tenés para organizar comidas. Hay que complementarla con proteínas e hidrato de carbono también".

 

"Es una cuestión cultural, pero el 50% de Argentina es pobre y cuesta ir al supermercado, verdulería. Todos llegamos a fin de mes comiendo lo que nos queda y esperando que nos paguen. Pasa eso todos los días en la mesa de los argentinos. En la consulta me pueden decir que quieren bajar de peso, o aumentar masa muscular y no me puedo olvidar que a fin de mes todos contamos la plata", añadió.

 

¿Qué hay sano en el supermercado?

 

Frutas y verduras: "Hay berenjenas, lechuga, naranjas, manzanas. La verdura es fuente de fibra, vitaminas, minerales. Es un hidrato de carbono de bajo índice leucémico y ayudan a controlar los niveles de insulina".

 

 

 

 

Snacks: "Son ultraprocesados. Estos alimentos son para consumo ocasional: cuando querés juntarte con amigos. No hay alimentos prohibidos y es importante remarcar porque la geste hace dieta, saca todo y después recae. Es cuestión de comer porciones y controlarlo y no comerlo todos los días. Dentro de la picada, el queso tiene proteínas y grasas saludables. Hay quesos cremosos, light, duros".

 

 

 

Asado: "El problema es la cantidad de carne que consumen, la picada previa y el alcohol. La cerveza no aporta ningún nutriente y no es un beneficio. En cuanto a la carne, no es lo mismo comerte un chorizo y un poco de carne antes que un plato lleno de carne y que no es acompañado de ensalada y que no tiene verdes"

 

Cereales al desayuno: "Definitivamente, si tuviera hijos, en mi casa no existirían. Le daría mandarina, manzana, un panqueque de avena, leche, un yogur casero. Uno tiende a pensar que es saludable, pero está lleno de azúcar".

 

 

 

Aceites: "El problema es el aceite cocido, cuando freímos, hacemos cosas al horno o salteamos. El aceite crudo es bueno y tenemos que consumir grasas saludables. Tienen que estar en los platos porque forman parte del combo: proteína, grasa e hidratos no pueden faltar en el plato. Hay que saber elegir. En el súper podemos encontrar aceite mezcla que es lo último que queda de cada aceite y hay que tratar de elegir de una sola semilla y no mezcla: oliva, canola, girasol o aceite de maíz, que es uno de los menos recomendados".

 

 

 

Chocolates: "Tenemos chocolate amargo, que se recomienda porque el que viene con leche como el Milka tienen mucho azúcar y no tienen tanto cacao. Podemos consumir chocolate al 70% o cacao en polvo amargo. Viene cacao en polvo dulce, que viene mezclado con azúcar.  El paladar se acostumbra, como tomar las infusiones sin azúcar como el té y el café. Si te gusta el té, te gusta sin azúcar".

 

 

 

Levaduras: "La levadura nutricional es un producto nuevo, pero no todos saben usarlo. Vienen sabor queso y natural. Es fuente de proteína, vitamina y minerales. La podemos usar en ensalada, relleno de tartas, salsas, budín como un ingrediente más. La que tiene sabor a queso la podés usar justamente como queso. Es una fuente de proteína vegetal".

 

 

 

Almendras y nueces: "Son saludables, ricos en grasas. Almendras, nueces, castañas, pero hay que consumirlas en porción controladas porque tienen alto índice calórico. La recomendación es un puñado cerrado, que son aproximadamente 30 gramos de frutos secos. Si lo vas a hacer por día, hay que ver qué otras grasas aportás, pero tres veces por semana está bien".

 

Asimismo, Antonella informó que "hay partes de nuestro metabolismo que necesitan sí o sí grasas, como los nervios y el cerebro. Hay que consumir grasas saludables, frutos secos, semillas, palta, aceites crudos. Pueden ser otros productos. La palta es una grasa saludable".

 

Facturas: "Son carbograsas. Le decimos así porque es fuente de grasas e hidratos de carbonos. Son de las grasas malas, modificadas por el proceso de cocción. Son grasas saludables. Argentina tiene una cultura muy grande de harinas. Son adictivas porque generan felicidad. Trabajan en el cerebro disparando mecanismos y te hacés adictivo, como al azúcar".

 

 

 

Por último, la nutricionista expresó: "En especial, los ultrapocesados están hechos por la industria tienen todo un estudio por atrás y no es que alguien se levanta y dice “voy a hacer una papa frita”, la hace en base a los gustos de las personas. A la gente le gusta lo crujiente, salado. Se fabrica, se piensa el producto para vender. No van pensando en un producto saludable, solo piensan en vender".

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error