VISITAS HOY

7539

X

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Gustavo Mac Karthy

foto
video

Gustavo Mac Karthy va a competir en el espacio del peronismo contra Carlos Linares. Tiene una familia numerosa, es abogado recibido en la Universidad de Buenos Aires y exintendente de Trelew. También fue vicegobernador de Chubut.

De familia tradicionalmente peronista e hijo de Kuki Mac Karty, supo hacerse un nombre propio dentro del partido.

Ahora, es precandidato a gobernador de la provincia. Lo invitamos a Red43 para conversar de sus proyectos, posturas y críticas, junto a Ricardo Bustos.

Te invitamos a ver la entrevista completa en video.

P: ¿Cuál es tu diagnóstico del estado de la provincia?

R: Tenemos un fuerte endeudamiento, aproximadamente 1200 millones de dólares de endeudamiento complican la situación de la provincia. A pesar de que se nos quiere hacer creer que es una de las 3 provincias mejor administradas, me parece que simplemente fue un veranito el año pasado, con una producción de petróleo en aumento, con un precio del barril que había mejorado y con la suba del dólar. Eso hizo que se pudiera atender algunas cuestiones mínimas pero que para nada significó una buena administración. Me parece que hay que convocar a los mejores recursos humanos que tenemos, que los hay y muchos, mujeres y hombres que están en condiciones de poder aportar sus conocimientos, su sabiduría, su honestidad, y ese es el equipo que estamos conformando para ver cómo encaramos la recuperación de la provincia y la puesta en marcha de una provincia distinta, que le genere realmente oportunidades a todos los chubutenses.

P: ¿Cuáles serían tus tres primeras medidas en tus tres primeros meses de gestión o en los primeros 100 días?

R: Creo que hay cuestiones que son esenciales en un gobierno, por lo menos como uno imagina un futuro gobierno. Hay políticas públicas que no pueden dejar de atenderse en cuestiones que son esenciales para todos los vecinos de la provincia: salud, educación, seguridad, y a estas tres le sumaría, fundamentalmente, la generación de puestos de trabajo. En este esquema, a nosotros nos cuesta pensar que hoy se le esté prestando atención a la salud cuando recorremos la provincia y prácticamente en todos los lugares que visitamos uno de los lugares a que solemos concurrir es justamente a los hospitales, a los centros de salud y muchas veces nos encontramos con una respuesta de la gente donde no tienen los recursos mínimos necesarios, no tienen los medicamentos, no tienen a veces el recurso humano que hace falta. Entonces para nosotros poner la atención al sistema de salud pública es fundamental. Lo mismo en educación, seguimos recorriendo escuelas y vemos que siguen habiendo problemas de infraestructura, y esto no puede ocurrir. Hoy vemos que se han comenzado las clases y en algunas escuelas todavía siguen habiendo problemas de infraestructura. Entonces no se puede decir que uno le está prestando atención a la educación cuando no estamos dando las respuestas mínimas necesarias para que se pueda brindar el servicio de educación pública en forma correcta. Esto también nos va a poner manos a la obra para generar realmente la respuesta inmediata que requiere nuestro sistema de educación. Y, fundamentalmente, lo que hay que trabajar fuertemente es la generación de puestos de trabajo. Así que esas son las principales medidas que se van a tomar en los primeros días. Se va a apuntar a conseguir, en las distintas regiones de la provincia, la inversión, fundamentalmente, del sector privado, porque es la forma en que se generan puestos de trabajo de forma genuina.

P: En tu diagnóstico, espontáneamente, hablaste de la situación de la deuda pública que tiene la provincia del Chubut y de la importancia de la inversión. ¿Cómo vas a hacer para poner en marcha todas aquellas prioridades con una deuda pública que la provincia del Chubut la tiene agotada?¿Qué vas a hacer? ¿Acudir al sector privado, restringir el gasto?

R: Creo que es fundamental ajustar el gasto público. Hay prioridades que se deben atender y hay gastos que terminan siendo superfluos, que hay que cortarlos, porque también es necesario ajustar el gasto público. Están trabajando en un análisis completo del gasto que está teniendo la provincia, gente del equipo técnico, estamos recibiendo información a cuentagotas pero algo vamos recibiendo, hay muchos pedidos de informes que nosotros hemos solicitado para nutrirnos de la información necesaria para poder trabajar mejor, con números concretos. Se está elaborando un análisis completo de la situación de la provincia, pero acá lo que hay que hacer es sentarse con los acreedores, fundamentalmente con el estado nacional, para ver de qué manera podemos prorrogar los plazos para permitirnos salirnos de la situación en la que estamos y, fundamentalmente, el estado nacional tiene que comprender que la provincia del Chubut, hace 30 años que viene recibiendo el 19 % menos de coparticipación. El pacto fiscal que firmó Arcioni estaba muy claro y fue reconocido que era para cumplirle a la provincia de Buenos Aires por esa quita que se recibió. Con esa ley de coparticipación la provincia de Buenos Aires perdió un 22 %. Pero la segunda provincia que perdió fue la provincia del Chubut, que perdió un 19 %. Entonces tiene que haber un reconocimiento, una compensación del gobierno nacional para con la provincia del Chubut, porque fueron 30 años en donde se perdieron miles y miles de millones de pesos. En base a esto, hay que sentarse con los acreedores, con el estado nacional, y prorrogar los plazos para que el estado provincial pueda cumplir con el endeudamiento que tiene pero en plazos razonables, que nos permitan empezar a asomar la cabeza arriba del agua.

P: ¿Qué rol juega en tu modelo de gestión y en tu proyecto de gobierno la inversión privada, y dónde vos ves oportunidades de que, a riesgo, el sector privado pueda invertir? ¿Es esta provincia atractiva para invertir y en qué rubros, en qué sectores?

R: Yo creo que es, absolutamente, una provincia que puede atraer la inversión privada. Estoy convencido de que la inversión privada es la que tiene que generar los puestos de trabajo genuinos que hoy estamos necesitando en la provincia. Vas teniendo reuniones, a medida que recorremos la provincia, y van surgiendo alternativas. La producción creo que es una de las actividades fundamentales, donde tenemos que sentarnos en distintas regiones de la provincia y establecer qué tipo de producciones tenemos que fomentar desde el estado. Pero, fundamentalmente, atrayendo al privado, que sea el que invierta, que corra riesgos, que genere los puestos de trabajo con el acompañamiento del estado. El turismo es una actividad que en la provincia del Chubut no la estamos explotando como corresponde. Tenemos muchos recursos y atractivos turísticos que los tenemos que trabajar, y con una política turística que genere la posibilidad de que el inversor privado pueda apostar a que en Chubut puede generar negocios nuevos a través del turismo.

P: La provincia es rica en recursos minerales. ¿Prejuicios, preconceptos, dudas, posicionamiento, tu visión sobre un sector que pudiera ser atractivo para inversores en recursos masivos, la minería?

R: No, a ver, hoy el estado no está en condiciones, desde mi punto de vista, de discutir el tema minería. Hoy vemos que el estado está demostrando su incapacidad de contralor: hay actividades que se están llevando adelante aquí en la provincia que nos pasan elefantes enteros por delante de la cara y no los está viendo el estado. La actividad pesquera es una de las actividades que están generando muchos recursos, pero acá en la provincia queda demasiado poco. Y una de las razones es, justamente, por la falta de control del estado. En el turismo mismo, hay falta de control que impide que la provincia pueda generar mayores recursos. Entonces, hoy, ponerse a discutir el tema minero, a mí me parece que no es el momento, porque no estamos demostrando que tenemos un estado eficiente para ejercer los controles que hacen falta. Cuando tengamos un estado fuerte, presente, capaz de llevar adelante los controles como corresponde creo que será el momento de discutir el tema minero.

P: Hablabas de un estado ineficiente a la hora de los controles. Sin embargo no es un estado pequeño. Es un estado cada vez más grande, cada vez más elefantiásico, ineficiente, como acabás de decir, y con cuentas públicas que son deficitarias. O achicamos el gasto, o buscamos más recursos ¿Por dónde pensás vos, si es que hay que hacerlo, el ajuste del estado provincial y de la propia política?

R: Yo creo que con cumplir la palabra empeñada alcanza para dar unos ejemplos mínimos. Hace un año, el actual gobernador Arcioni prometió el achicamiento de un 40 % de la planta política. No solo no achicó ni un solo porcentaje, sino que la incrementó. Entonces me parece que eso es engañar a la gente, mentirle a la gente. Yo creo que se puede hacer un achique. No voy a hablar de porcentajes porque no quiero que mañana me digan “vos sos igual que Arcioni”, pero sí creo que se puede hacer un achique. Hay plantas políticas excesivas, saltaron a la luz, en determinado momento, cerca de 70, 80 asesores de gobierno. Yo creo que hacen falta: no creo que en ese número. Lejos de ese número. Creo que hay subsecretarías que se superponen en la función con otras subsecretarías de otro ministerio, entonces, sentémonos y hagamos realmente un estado un poco más chico, en lo que hace a la planta política, y eficiente, no superpongamos funcionarios que no saben cuál de los dos tiene que hacer realmente la función. Porque hay funciones que pertenecen a dos ministerios a la vez. Entonces hagamos el achique en serio de cargos políticos que, evidentemente, no le significan ningún beneficio a los vecinos. Estoy convencido de que eso se puede, y en eso estamos trabajando, y vamos a hacer una propuesta concreta.

P: ¿Vos sos partidario de elegir alguna herramienta legislativa que restrinja la discrecionalidad del funcionario de traer gente a la administración pública a vivir a expensas de los contribuyentes?

R: Yo creo que en algún momento fue importante la incorporación porque de golpe había más escuelas, había más centros de salud, había más hospitales, entonces en esas áreas, incorporar gente con criterio, no fue una mala idea. Creo que en algún momento se pecó en el sentido de seguir incorporando demasiada gente y hoy estamos con un estado superpoblado. No digo que haya que echar a nadie pero sí digo que hay que tener unas cuestiones mínimas, en cuanto a la incorporación de más recurso humano, tiene que ser en condiciones absolutamente necesarias. Había una ley que se votó en la legislatura el año pasado que no se ha cumplido, porque vemos que sigue ingresando gente. Tenía hasta el 31 de diciembre del año pasado la imposibilidad del gobernador de echar gente pero tampoco de incorporar. Sin embargo ha habido incorporaciones. Algunas creo que fueron 40 lugares en salud, se autorizó por ley también, pero hubo otros ingresos en otras áreas que los conocemos todos, y no se cumplió la ley, se incorporó. Yo creo que es necesario, todas las fuerzas políticas, acordar que los nuevos ingresos tienen que ser en áreas centrales cuando se produzcan realmente vacantes, no seguir incorporando gente, y paulatinamente ir disminuyendo la cantidad de empleados públicos. Si seguimos agotando al estado con la incorporación de gente vamos por mal camino.

P: El estado de estación que vos diagnosticaste al inicio de esta charla no llega de un día para otro y no es de casualidad. Un estado ineficiente, superpoblado, deficitario, que nos llevó, el año pasado, a 100 días sin clases. ¿Sos partidario de limitar el derecho a huelga para un servicio tan esencial como puede ser la educación?

R: En primer lugar, creo que no repetir la experiencia del año pasado porque significa que es un gobierno incapaz de conducir, incapaz de gestionar. Vos fijate que la propuesta salarial arrancó, el gobierno con $200, los docentes pidiendo $1500 y se terminó negociando $1350, después de 110 días sin clases para los chicos. Esas son situaciones que se generan por la falta de capacidad de conducción de un gobierno, porque ningunearon al sector docente, porque creyeron que se iban a morir de frío, se iban a morir de hambre, y que se iban a terminar yendo. Y lo único que lograron es que gente que jamás había hecho un paro se termine plegando al paro en señal de protesta, por el ninguneo que existió de parte del gobierno. Eso no puede existir más. Cuando hay un problema hay que sentarse y resolverlo. Hay que tener los funcionarios que tengan la capacidad suficiente, el compromiso necesario y la honestidad intelectual de sentarse a charlar con cada uno de los sectores en que hay que resolver los problemas y hacerse entender. No es posible que los chicos sigan sufriendo esta falta de capacidad del estado para gestionar. Por lo tanto, creo que no sé si hay que atacar el derecho de huelga, sino que hay que tener un gobierno presente que esté capacitado para resolver los problemas que van surgiendo.

P: La última tiene que ver un poco con lo que pasó el año pasado, fue el año en que nos enteramos que la provincia estaba brotada de corrupción. Nos estalló en la cara.¿Creés que el superior tribunal tiene que seguir estando compuesto por seis miembros? ¿Qué rol creés que debe jugar la justicia a ojos vista de lo que ha sucedido con los casos de corrupción?

R: La conformación de los integrantes, la verdad, creo que en alguna medida para mí es indistinta. Lo que quiero es que funcione. Que el superior tribunal haga funcionar el sistema de justicia, porque de eso dependemos todos los chubutenses. Entonces, no lo veo mal el hecho de que exista un superior tribunal de 6 integrantes con dos alas, pero yo quiero que funcione. No me interesa la cantidad, sí el funcionamiento que el superior tribunal le de a todo el sistema de justicia. Haría todo lo posible, y esto significa tener una relación periódica con la gente del superior tribunal, que creo que no existe, para exigirles el sistema de justicia que están esperando todos los chubutenses. Y por otro lado, con el tema de las causas de corrupción, por supuesto que soy de aquellos que estamos absolutamente convencidos de que la gente tiene derecho a desconfiar de la política, porque hay mucha gente que, haciendo política, ha hecho las cosas mal, y no ha manejado correctamente los fondos públicos. La justicia es la que nos tiene que decir quién lo ha hecho de manera incorrecta y cuál es la pena que deben purgar. Ahora, en esto también quiero ser absolutamente franco, tengo la tranquilidad de conciencia de que en la lista que hemos conformado, no hay uno solo, ni una mujer ni un hombre que haya sido perseguido por la justicia por actos de corrupción, que haya manejado incorrectamente los fondos públicos. Por eso estamos convencidos de que la nuestra es la mejor opción que puede tener el Partido Justicialista, el Frente Patriótico que hemos conformado, para la elección del 9 de junio. Y en ese sentido estoy convencido también de que los vecinos de Chubut van a volver a confiar en el justicialismo para seguir gobernando la provincia.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Gustavo Mac Karthy

Logín