X

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Flavio Romano

foto
video

Flavio Romano nació en Buenos Aires y se crió en el conurbano bonaerense. Estudió medicina y hoy es pediatra. Llegó a Esquel el 13 de agosto de 1987 y tiene 5 hijos.

Lo invitamos en otra edición de Ellos proponen, usted decide, para conversar con Ricardo Bustos sobre su visión para la ciudad y sus proyectos.

Te invitamos a ver la entrevista completa en video.

P: ¿Cuál es tu diagnóstico de la ciudad?

R: Lo evidente es que, durante estos últimos años, ha habido una obstaculización en el acceso a los derechos de las personas, en general: el acceso al trabajo; el acceso a las condiciones básicas de vida, que tienen que ver con poder alimentar a tus hijos de una manera digna, de darles de comer en tu casa, de poder tener acceso a los servicios. No solo materialmente, que tengas servicios en tu casa, sino que puedas pagarlos. Hay una gran cantidad de vecinos que adeudan muchísimo. Así que esto configura una situación crítica en la cuestión socioeconómica. Una situación que es una bomba de tiempo para todos, porque hay algo que muchas veces se dice: que con la educación se sale de la pobreza. Y esto es una falacia. No se sale solo con educación. Un niño pobre, que tiene hambre, por más que vaya a la escuela, no puede aprender. Entonces la fórmula, en cualquier país civilizado, es que no se puede educar con hambre. Entonces, a la vez, hay que trabajar para salir de la pobreza y para educar. Así que ese es un diagnóstico primario. Lo que no se puede admitir es seguir avanzando sin hacer diagnósticos precisos. Existen estadísticas, números precisos, que hay que tener en nuestra localidad, sobre el nivel de desocupación, sobre los niveles de pobreza exactos que tenemos, cuál es el flujo de dinero que hay, dónde se concentra, dónde falta. Estas son cosas que una ciudad en cualquier lugar del mundo puede dar un diagnóstico y evaluar las políticas que toma para ver si ha mejorado o no, tiene números. Para tener diagnósticos y poder hacer adecuadas intervenciones o propuestas hay que tener números.

P: ¿Qué deberían esperar los vecinos en los 3 primeros meses de gestión como las 3 medidas más importantes, más concretas?

R: Primera medida, va a haber que trabajar con el partido gobernante para elaborar un presupuesto que sea coherente con la propuesta que hacemos. Si no, vamos a tener que trabajar con un presupuesto que haga otro gobierno, el gobierno de esta administración. Tiene que ver con atender el hambre en el pueblo, primera medida. No se puede seguir gobernando sin hacer lo que en medicina llamamos el triage, es decir, evaluar lo más grave de lo menos grave. Cuando vos tenés una situación de urgencia, no podés hacer todo al mismo tiempo, y vas a atender primero lo que realmente es más urgente. No podemos seguir teniendo vecinos, familias con niños, que pasen situaciones de extrema necesidad. Es inhumano. Hay que destinar parte del presupuesto que hoy se destina para cosas totalmente superfluas, como comprar árboles para la 25 de Mayo o como para instalar monumentos o automóviles antiguos en una plazoleta, sin que nadie lo requiera, cuando hay vecinos que no tienen qué comer, no tienen una cloaca. Esto no es admisible. Orientar el presupuesto a la urgencia social, orientar la organización del esquema municipal a dos temas que son problemas graves, que son el acceso a la vivienda y el acceso al trabajo. Y hay formas en que el gobierno municipal puede intervenir. Constituir un consejo municipal de la vivienda donde se puedan discutir, entre todas las instituciones, guiados por el municipio, que sea el responsable último de que los vecinos accedan a tener un hogar digno, a poder poner las cartas sobre la mesa acerca de cuál es la situación del acceso a las tierras, la cantidad de tierras fiscales que existen, los planes de vivienda que existen. Hay mucha oscuridad, mucho misterio. Nosotros queremos que esto se ponga en claro y, a partir de eso, podamos elaborar políticas entre todos, por la vivienda, con el trabajo, lo mismo. Hay vecinos que han intentado acercarse a nuestra comunidad para invertir, especialmente, para hacer pequeña y mediana empresa, y que no han sido recibidos, no han tenido cabida. Cuando uno habla de la secretaría de empleo, parece que fuera la oficina a donde la gente va a suplicar por un puesto. Esa oficina debería trabajar activamente para abrir puertas, tanto a aquellos que tienen un capital para invertir en el trabajo como para aquellos que necesitan encontrar un lugar para desarrollar su habilidad creativa. Y esto no está, y se puede hacer, y se debe hacer de inmediato.

P: Con estas primeras acciones, ¿qué cantidad de secretarías vas a tener?

R: Los que lideran una propuesta política tienen que tener en claro una visión de a dónde va el barco. Para eso tienen que tener una actitud. No es meramente sumar cosas y decir pongo o saco a un amigo, le invento un puesto, un lugar, ubico cosas o personas aleatoriamente. Porque después, si no tiene un sustento, va a durar 3 meses y la voy a quitar. A veces no llegamos a enterarnos cuál es su función, porque ni él mismo sabe qué tenía que hacer. Porque esperaba dar un salto político o pasar a otro lugar. Primero es hacia dónde vamos a ir. El número de secretarías no es lo que importa, lo que importa es qué tarea vas a hacer. Hay un área que sí creemos que hay que desarrollar y darle más peso, porque así lo manda la ley, que es la de violencia de género: el estado debe garantizar un instrumento que apoye a las familias que están pasando por esa situación en el proceso de mejora y de salida de la vulnerabilidad. No existe. Aquí trabajan la justicia, la policía, el hospital. En la emergencia trabaja muchísimo el consejo de la mujer, pero no es competencia de ninguno hacer el seguimiento. En nuestra sociedad es muy difícil que una persona con condiciones de vulnerabilidad no curse también situaciones de violencia doméstica. Hay que ocuparse, tener gente profesionalizada y atender la situación social, no meramente dando chapa o dando leña. Hay que atender a las personas. Los pobres tienen problemas diferentes unos de otros. No podemos poner en la misma bolsa, hay que escuchar cuál es el problema. Escucharlos y ayudarlos a darse cuenta de cómo salir de la situación es mucho más útil, mucho más digno, que venir a regalarles un bolsón de comida. Para nosotros no es solamente poner dinero, sino poder personas capacitadas. No es admisible que en desarrollo social quienes dirijan no tengan capacitación en estas áreas y que sean personas de buena voluntad, pero sin capacitación.

P: Yo estoy insidioso con los números. El municipio anda en 900 empleados. ¿Vos considerás que ese número está bien, es poco o habría que bajar de ese número?

R: Este gobierno ha hecho especial hincapié en que casi todas las dificultades que se atraviesan son culpa de los empleados que tiene o culpa de los trabajadores, o siempre es culpa del sector asalariado, como que es muy costoso. Eso es un disparate, porque quien limpia, abre la puerta y cuida las instalaciones es gente humana, son personas humanas. El municipio no es un montón de ladrillos y que los empleados están como un bulto adentro que molesta. Son las personas que trabajan ahí las que hacen posible, por ejemplo, que esté abierto el natatorio. Y así con cada área. Entonces yo creo que ha habido un menosprecio del significado que tiene el trabajador. Y yo creo que, cuando no hay visión, como pasó en este gobierno, cuando uno está en un barco y no sabe a dónde va, difícilmente pueda saber cuántos marineros necesita. A muchos no se les sabe decir qué es lo que tienen que hacer. Tenés que tener visión y convocar a quienes están a que te acompañen, porque la visión es una visión de servicio, un municipio es una institución para el beneficio del bien común. Cada uno de los que trabaja tiene que estar comprometido con esto seriamente, tener condiciones laborales justas, porque vos no podés exigirle a nadie cumplir con una tarea cuando lo estás negreando. Cuando vos menospreciás el trabajo que tiene y lo considerás poca cosa, difícilmente podrías exigirle que cumpla con una tarea. Se ha ido deformando la función que tiene el municipio. No es un lugar para darle trabajo a las personas desocupadas: es un lugar en que las personas trabajan dignamente para servir a su comunidad. Esto lo tiene que tener claro desde el intendente hasta la última persona que trabaja en el municipio, y sentirse contentos de trabajar ahí, orgullosos de que están haciendo una tarea que es una de las mejores que hay, porque estás sirviendo a todos los vecinos en general, a que vivan mejor. No podemos ver todo en cuestión de rentabilidad, la vida es mucho más que eso, y hay que pensar siempre en el futuro, no en lo que te cuesta hoy.

P: La municipalidad tiene una radio pública, una oficina de cultos. ¿Vas a crear algún área nueva o cerrar alguna que no considerás necesarias?

R: Primero, hay situaciones patéticas. La que vos decís, un coordinador de culto, es nada más que crear un lugar para ubicar a alguien que estuvo en el gobierno en un lugar. Para ponerlo en otro, le crean esta oficina. Patético. No tiene ningún sentido. Aparte es básico para nosotros, creemos que, como dice la Biblia: al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Hay que respetar toda creencia, respetar sus prácticas, sus ritos, etc., pero el estado tiene otra dinámica, otro compromiso y otra función. Cuando se mezcla la iglesia y el estado se complica. Entonces lo de la secretaría de culto no, porque nos parece que las iglesias tienen que manejarse por su cuenta. Lo que sí queremos es jerarquizar áreas que existen. Por ejemplo, jerarquizar y darles otra entidad, dentro de lo que es el manejo de medio ambiente, a los bosques municipales. Potenciar su capacidad económica y ecológica, que hoy día es casi un paisaje quieto que nos rodea de árboles, que si dejamos que sigan así sin hacer nada va a ser nada más que un proyecto de incendio. Desde un municipio fortalecido en el área forestal poder sentarse a la mesa con otros que tienen que ver con el tema y darle dinamismo. Y por otro lado el área del trabajo en violencia doméstica. Profesionalizar mucho más las áreas de trabajo social. Y a la de empleo darle otra función.

P: Ya con un diagnóstico, con las primeras líneas de acción puestas en movimiento. La organización tiene como objeto brindar servicios. ¿Cuáles áreas de la municipalidad, en materia de infraestructura, creés que necesitan inversión?

R: Todo es un entramado. Hablamos de accesibilidad, ¿qué necesitamos? Mejorar la accesibilidad. A veces se habla solo de la persona con discapacidad, pero hoy Esquel es bastante inaccesible para cualquier ciudadano. Una persona de tercera edad, para poder hacer tres cuadras, a veces tiene que llamar un vehículo porque no puede bajar. No hay veredas, la calle es una pendiente, etc. Y centrar la atención en los lugares más inaccesibles, no embellecer. La mejora con recursos locales: tenemos una planta de adoquinado a medio funcionar. Se puede hacer y requiere una cierta inversión, que después redunda en más trabajo y más calles pavimentadas. Por otro lado, el manejo de los bosques comunales: va a haber que hacer una inversión para dinamizar ese bosque que hoy está dormido. Generar trabajo y que circule más dinero en el pueblo. Y después la vivienda. Los vecinos la necesitan. El área de obras particulares debería ser no sólo de inspección de obra, sino un área proactiva, que asista a los vecinos. Hay muchos vecinos que tienen posibilidades de construir su casa, pero no tienen asistencia técnica. Hay familias que no la pueden pagar. El municipio debería asistir en esto. Es responsable de la salud, la vivienda, el acceso a una vida digna de todos sus habitantes. No solamente tiene que garantizar cosas por sí mismo, sino gestionar ante otras instituciones.

P: ¿Qué rubros de la economía privada, para inversores, fomentarías?

R: Casi que sería imposible que una ciudad en el mundo que tenga un parque nacional como patrimonio de la humanidad, un tren histórico como La Trochita, que tenga un centro de esquí o incluso, potencialmente, varios centros de esquí, no viva de eso. Con tres potencialidades bien manejadas es inexplicable. Esquel es el ejemplo de como la descoordinación, la falta de transparencia, la manipulación politiquera, partidaria, de todas estas áreas, la visión del turismo como desarrollo económico en forma aislada, compitiendo con los que nos rodean en vez de trabajar en conjunto. Ha llevado a esto, que es un fracaso inexplicable, porque en cualquier lugar del mundo sin duda viviríamos del turismo. El estado tiene que volver a ser garante de derechos, y el derecho a que se pueda desarrollar económicamente y felizmente la vida de las personas también depende de las reglas que el estado ponga en juego. En nuestro partido somos vecinos que creemos que se debe volver a pensar en lo básico, lo que necesita el vecino, no lo que necesita el gobernador de mi partido. Por eso tenemos tranquilidad de poder hablar con todos, poder sentarnos a la mesa con todos los que tengan que ver con temas tan conflictivos como La Hoya, La Trochita, el manejo del parque nacional, todos estos actores. Con Trevelin, con El Hoyo, con Cholila. Sentarnos sin ningún tipo de prejuicio político partidario y buscar una forma de desarrollo que beneficie a las personas concretas. Hay que poner en valor, volver a ser auténticos.

P: Hablaste del turismo. ¿Qué relación va a tener tu gobierno con los concesionarios, si es que el proceso llega a buen fin, de La Hoya?

R: Vuelvo a lo que te decía: primero, un gobierno tiene que tener autoridad para poder sentarse. Tenés que tener absoluta transparencia y honestidad en tus actos, claridad, para poder exigirle al otro lo mismo. ¿Por qué se hacen licitaciones que fracasan y se buscan otros medios para hacer adjudicaciones directas? Son cosas tan confusas que básicamente la relación que nosotros vamos a tener con todo interlocutor es la que tiene una persona honesta y transparente en su casa con cualquier interlocutor. Lo que hay que tener es conducta. La mayor parte del pueblo de Esquel es gente honesta, que trabaja, cumple con sus obligaciones, cuida de sus hijos, es sincera, es auténtica y se sienta a la mesa o discute con el almacenero de forma frontal. Es este vecino honesto que tiene que volver a hacerse cargo del gobierno. Volver un poco a la base.

P: ¿Qué modelo imaginás para La Trochita? ¿Un modelo similar a este, de concesión?

R: Una cosa que sería lógica es poder trabajar con la provincia de Río Negro de una manera sinérgica. Lo que el estado tiene obligación de hacer es sentar las bases de la puesta en claro de la situación, sin intereses. Cómo hacemos para vitalizarlo, para trabajar en conjunto con todas las localidades que tenemos que ver con La Trochita. Después se verá qué conviene más a los pueblos, si una entidad mixta, si una entidad manejada por el estado. Yo me inclino primero por sentarme a la mesa con claridad con las personas que honestamente conocen más del tema. Primero hacer un diagnóstico claro.

P: ¿Por qué querés ser intendente?

R: Porque me entusiasma, me dan ganas, nos da a todos quienes formamos el Frente Vecinal, poder llegar al poder para poder hacer cosas que vemos que se necesitan. Para poder cambiar la manera de hacer política. Porque somos vecinos, no nos gusta cómo se lleva adelante el manejo de la política en nuestro pueblo, que está bastardeada, básicamente, sirve de trampolín para que muchos hagan otra cosa. No nos interesa. Nosotros reivindicamos el valor de lo territorial, de prestarle atención al vecino y cumplir con esas normas básicas de ciudadanía, de vecindad, que tiene cualquier vecino honesto. Hay en Esquel talentos, para poder llevar adelante todas estas políticas. Talentos locales de distintos partidos políticos. Son personas honestas, capacitadas, sensibles a los problemas que tenemos en la ciudad. A todos ellos estamos convocando para romper esta calesita donde todos los mismos, siempre los mismos, proponiendo lo mismo y siempre resultando en lo mismo. Creemos que es una tarea buena, un servicio a los demás. Nos alegra poder hacer esto con nuestros vecinos, porque sabemos no solo de sus necesidades, sabemos de su capacidad. De la capacidad creativa que tienen, de proponer soluciones a muchísimas cosas. Es posible ocupar el poder de un municipio para los vecinos. Esquel tiene muchísimas posibilidades, tiene todo para poder ser un pueblo auténtico que viva de sí mismo.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Flavio Romano

Logín