Dólar Compra $64,29 Venta $72,08
Euro Compra $67,57 Venta $80,16
Real Compra $11,75 Venta $14,56
sociedad |

Se resolvió uno de los mayores casos de tráfico de drogas en Esquel

Se trataba del "delivery" de droga de la pizzería "Otto Pizzas". Leé todos los detalles del fallo.

El 10 de diciembre, se inició una causa por un notorio caso de distribución de droga en Esquel. Se trataba del caso de "Otto Pizzas", donde la policía de Chubut, por una denuncia, se enteró de que se comercializaban drogas (ácido y marihuana). El viernes, se resolvió finalmente la sentencia de los acusados.

 

Esta sentencia fue fruto del buen desempeño del Juzgado Federal de la ciudad de Esquel, a cargo del Dr. Guido Otranto, la Fiscalía y el personal Policial y de Investigaciones, que llevó adelante la pesquisa. La rápida intervención en la primera etapa del proceso logró que, durante los allanamientos, se secuestraran 5 kilos de cannabis, entre compactada y plantas; semillas; y elementos de consumo, fraccionamiento y cultivo.

 

El denunciado era Alan Gáspari, de apodo "Quáker”. Durante la investigación, se descubrió que tenía varias conductas relacionadas con el hecho delictivo que se le imputaba: contacto con múltiples personas y paso de objetos en mano en locales comerciales, varios bares y quioscos locales. Cuando se intervino su teléfono, se descubrió que estaban involucrados sus hermanos, Mariana y Mauro, y su novia, María de los Ángeles Casenave.

 

Gáspari declaró un historial grave: estuvo en su casa con su familia hasta los 13 años, donde tuvo un accidente con un amigo, en el cual, con un arma de su padre, le disparó y lo mató. A raíz de ese incidente, comenzó a fumar de 20 a 25 cigarrillos de marihuana por día. Eso le generó una gran deuda. Junto a su novia, su situación comenzó a mejorar, pero tuvo una nueva recaída y llegó a deber $12000. Declaró, además, que ciertas personas le dieron droga para que vendiera pero no por ganancia, sino para reducir la deuda. Con un crédito, abrió su pizzería, pero, después de un buen comienzo, no tuvo éxito. En un momento, dijo haber querido parar, pero cada vez debía más, y entre su adicción y sus deudas con AFIP, debía ya casi $25000. También balearon su casa: sus secuaces en la comisaría le reclamaban más dinero y lo amenazaban.

 

El acusado agregó que su hermano Mauro no tenía nada que ver con la situación, ya que habían estado distanciados y solo recientemente habían vuelto a comunicarse.

 

Sebastián Alvarado, el sobrino del acusado, también se vio involucrado en la causa. Declaró que lo encontrado en el barrio Sudelco durante las requisas no le pertenecía: todos tenían las llaves, la casa era de su abuela y él no sabía que los objetos estaban allí. Sumó que solo fumaba de vez en cuando, los fines de semana, y preparaba cigarrillos de marihuana con su pareja de ese momento.

 

Mariana Alejandra Gáspari, la hermana del acusado, se hizo cargo de lo encontrado en otras requisas en Trevelin y dijo que era para consumo propio, ya que tiene un historial médico. Explicó que lo usaba para calmar dolores de una cirugía y no sabía quién le entregaba las drogas a su hermano. Tampoco sabía que su propio hijo estuviera involucrado. Tuvo cinco cirugías de columna fallidas, salvo la última, y debido a los dolores y a información que escuchaba en la televisión, supo que la marihuana se usaba con objetivos medicinales y comenzó a consumirla. También dijo que solo sabía que las personas que llevaban la marihuana a la pizzería eran oriundas de El Bolsón. Ella también agregó que Mauro Gáspari no tenía ninguna relación con los hechos.

 

La novia del acusado, María de los Ángeles Casenave, se abstuvo de realizar declaraciones, pero la evidencia mostró que se encontraba relacionada íntimamente con los crímenes de la causa.

 

Luego de revisar toda la evidencia y escuchar las declaraciones pertinentes, el tribunal decidió condenar a Alan Enrique Gáspari ("Quáker") y a Mariana Alejandra Gáspari a cuatro años y seis meses de prisión cada uno. Por su parte, María de los Ángeles Casenave recibió dos años de prisión domiciliaria, además de cien horas de trabajo comunitario. Sebastián Alvarado y Mauro Gáspari fueron absueltos.

 

El fallo completo:

 

 

Foto: Diario Jornada

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error