RED43 opinion
05 de Diciembre de 2021
opinion |
Rocío Paleari

La frutilla del postre: un 27% de menos de salario solo por ser mujer

Algunos datos sobre las mujeres y el acceso al trabajo y puestos de poder.

Las mujeres en posiciones de poder son mujeres que desarrollan profesionalmente un trabajo donde tienen autoridad, influencia, responsabilidad y recae sobre ellas el poder de la toma de decisiones. No hace falta aclarar que históricamente este rol fue reservado para y ocupado por los hombres.

 

Para los que todavía descreen está situación, les comparto algunos  datos relevados por la ONU sobre mujeres en el empleo gubernamental alrededor del mundo:

 

  • En sólo 22 países hay Jefas de Estado o de Gobierno, y 119 países nunca han sido presididos por mujeres.
  • Sólo el 21 por ciento de quienes ocuparon ministerios fueron mujeres, y apenas en 14 países los gabinetes de Gobierno han alcanzado el 50 por ciento o más en la representación de las mujeres.
  • Únicamente el 25 por ciento de los escaños parlamentarios nacionales están ocupados por mujeres, porcentaje que aumentó desde el 11 por ciento registrado en 1995. Nos llevó 26 años aumentar 14%.
  • Apenas cuatro países cuentan con el 50 por ciento de representación de mujeres en las cámaras bajas o únicas de los parlamentos.

 

Tal vez la ONU no es tu organización favorita. Tal vez estos datos te parecen medio lejanos. Tal vez elegís seguir siendo un incrédulo. Entonces, por las dudas te comparto estos relevados por el Observatorio de Violencia Nacional Contra las Mujeres respecto a la relación entre empleo y género:

 

 

  • En personas de 24 años y más, las mujeres representan mayoría entre quienes han completado sus estudios universitarios. Sin embargo, esta situación no siempre tiene su correlato en su acceso al mercado laboral. Osea, para nosotras no se trata solamente de llegar a acceder a un puesto de poder, sino, primero, de lograr acceder a un trabajo.
  • Si se considera la distribución de ingresos, se observa una situación desfavorable de las mujeres respecto de los varones. Mientras las primeras se concentran en los deciles de menores ingresos, los segundos se concentran mayoritariamente en los últimos, es decir entre los de mayores ingresos dentro de la población.
  • En relación a la calidad del empleo, las mujeres se encuentran insertas en mayor medida que los varones en empleos no registrados, impactando esto fuertemente en las diferencias salariales.

 

Y como si todo esto no fuera suficiente, las mujeres cargamos también el trabajo en el hogar no remunerado:

 

 

 

  • La cantidad de horas dedicadas en promedio al trabajo doméstico no remunerado por parte de las mujeres, casi duplica la dedicada por los varones a las mismas tareas, situación que se constata en el total nacional de la población relevada.
  • En cuanto a la distribución etaria, las mujeres en edades reproductivas son las que dedican mayor cantidad de horas al trabajo doméstico no remunerado (un promedio de 7 horas diarias contra sólo 3 de los varones).
  • Si se relaciona la cantidad de horas dedicadas al trabajo no remunerado y la presencia de niños/as menores en el hogar, se observa que las mujeres dedican a estas tareas más del doble del tiempo promedio que los varones (9,8 y 4,5 horas, respectivamente).

 

Y la frutilla del postre: si alguna mujer logra sortear esas dificultades y llegar a un puesto de poder va a recibir un 27% menos de sueldo por realizar la misma tarea que un colega varón.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error