14 de Noviembre de 2022
sociedad |

De Comodoro a Qatar: se fue a buscar trabajo en España y terminó en la ciudad del mundial

Valentín Espíndola se fue a España en busca de trabajo pero terminó en Qatar y ahora espera por las fechas para ver a la Selección Nacional con su papá, hermano y mejor amigo.  

Valentín Espíndola es de Comodoro Rivadavia pero hace años estudia en Buenos Aires, desde que se recibió de la carrera de odontología en julio, tomó la decisión de irse a España a probar suerte para conseguir un trabajo y juntar plata mientras se acercaba la fecha del mundial.

 

Desde comienzo de año tiene pensado vivir este momento único junto a su papá, hermano y mejor amigo, el de ver jugar a Argentina en la Copa del Mundo. A pocos días de cumplir su sueño, habló con Red43 sobre su viaje a España y ahora que está en Doha, cómo vive los días previos al inicio del mundial.

 

Valentín comentó: “Siempre fue un sueño poder ir a un mundial con mi papá y mi hermano, con todo lo que generó la Selección y ganar la Copa América dijimos si conseguimos alguna entrada sacamos los pasajes y vemos cómo se va dando todo, eso fue en marzo".

 

Cuando terminó la carrera en julio “probé suerte yéndome a España porque sabía que se podía conseguir trabajo y de esa forma ganar un poco de dinero para venir, pero no salió como esperaba y ya me tenía que venir acá por los papeles, el objetivo final era estar acá”.

 

Según contó Valentín en Doha hay muchos argentinos que están ahí por trabajo pero que ahora ya comenzaron a llegar los hinchas del mundial. Por lo que de a poco se van organizando encuentros para ver el partido o para recibir a la Selección cuando llegue.

 

"Después de ver fútbol desde siempre, lo máximo es llegar a ver un mundial con mi papá, mi hermano y mi mejor amigo. Tenemos entradas para la fase de grupos y después en caso de que Argentina clasifique y pase a octavos tenemos los cuartos de finales”, resaltó Valentín.

 

Con respecto a la ciudad se ve lo lujosa que es, durante el día brilla por la limpieza y en la noche por la iluminación, también es notable la seguridad. Valentín habló sobre la cultura de sus habitantes: “La verdad que es una cultura completamente diferente, tiene una alarma que suena tres veces por día para rezar y donde les agarre sacan una mantita para rezar”.

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error