RED43 opinion
08 de Mayo de 2022
opinion |
Editorial Red43

Hidroeléctrica Futaleufú: Cómo se transformó un plan de desarrollo industrial en un negocio privado

La construcción de la Central Hidroeléctrica, ubicada en cercanías de Trevelin, comenzó en 1971 durante la presidencia de facto de Alejandro Agustín Lanusse, se terminó en 1976 y se puso en funcionamiento en 1978.

Un debate pendiente en la sociedad chubutense, y en particular la de la zona cordillerana, es sin dudas el rol que jugó en sus orígenes y juega en la actualidad la Central  Hidroeléctrica Futaleufú, operada en la actualidad por Aluar pero que originariamente estaba pensada como una herramienta de generación eléctrica para el desarrollo de la industria liviana.

 

 

La construcción de la Central Hidroeléctrica, ubicada en cercanías de Trevelin, comenzó en 1971 durante la presidencia de facto de Alejandro Agustín Lanusse, se terminó en 1976 y se puso en funcionamiento en 1978.

 

 

En sus comienzos fue operada por Agua y Energía Eléctrica Sociedad del Estado, hasta que en el año 1993, con contrato a término de provisión de energía por 30 años para Aluar, fue privatizada y sus acciones fueron compradas por la productora de aluminio, radicada en Puerto Madryn.

 

 

La construcción de la central hidroeléctrica  produjo un daño ambiental irreparable y se provocó la inundación de una amplia región en la zona cordillerana, y produjo pérdidas en la flora y el medio ambiente y, entre otros atractivos, se perdieron los denominados “rápidos” del río Futaleufú.

 

 

En la actualidad, Aluar exporta el 70 por ciento de su producción, unas 300 toneladas anuales de aluminio, y contribuye al crecimiento y desarrollo de la economía de Puerto Madryn y la provincia del Chubut, que está consolidada como la cuarta provincia exportadora de Argentina.

 

 

El proceso licitatorio se produjo en un momento en el que Carlos Menem presidía Argentina, su ministro de Economía era Domingo Felipe Cavallo y Carlos Maestro era gobernador de Chubut. El pliego de bases y condiciones se fijó tomando como base un convenio celebrado entre Chubut y Nación el 15 de abril de 1993.

 

 

En los pliegos de la licitación se establecía que las acciones serían vendidas a un solo oferente, que luego del proceso de venta terminó siendo Aluminio Argentino S.A. (Aluar) de la familia Madanes Quintanilla. La concesión para la construcción de la planta de aluminio en Madryn también había sido otorgada por el Gobierno Nacional a la misma familia.

 

 

La actual composición accionaria se distribuye de la siguiente manera: Aluar 60,2 por ciento, la provincia del Chubut 33,51 por ciento y otros 6,29 por ciento, según se describe en la web de la Central Hidroeléctrica Futaleufú.

 

 

Además en el contrato a término de provisión de energía, que caduca en 2025 al igual que la concesión de la Central Hidroeléctrica, se estableció que el 95 por ciento de la producción de energía debería ser utilizada por la planta de aluminio, que además tiene una tarifa de compra subsidiada por debajo de los valores de mercado.

 

 

Es decir, una central hidroeléctrica que se pensó para desarrollar el crecimiento de la industria metal liviana con el objetivo de promover la elaboración de aluminio para la industria aérea como objetivo principal, construcción de aviones y componentes militares, terminó siendo un negocio privado que desvirtuó la planificación original.

 

 

Otro dato es que Aluar pagó por el 60 por ciento de las acciones 225 millones de dólares y Chubut, por el 33,51, desembolsó 90 millones de dólares. Actualmente la provincia percibe sólo el 12 por ciento de regalías hidroeléctricas y además no tiene acceso a la energía generada porque el 95 por ciento se destina a la planta productora de aluminio. Esa condición y la tarifa subsidiada fueron establecidas en el contrato a término que formó parte de la privatización.

 

 

De hecho en la actualidad, en algunos estudios contables especializados estarían cuantificando a cuánto asciende el monto que Aluar dejó de pagar en costo de energía y, como consecuencia de ello,  cuánto le costó al Estado Argentino afrontar la cancelación de dichos subsidios.

 

La generación anual de energía que se destina a la producción de aluminio en Puerto Madryn equivale al consumo de energía de un año de la ciudad de Córdoba.

 

 

Muchos datos que desde algunos sectores se pretenden debatir e incluso diputados provinciales de la cordillera presentaron el 26 de marzo de 2021 un proyecto de ley de Marco Regulatorio de la Actividad Hidroeléctrica en la Cuenca del río Futaleufú.

 

 

Entre otros, lo impulsaron Carlos Mantegna y Rafael Williams, ex intendentes de Esquel y Trevelin, y la legisladora Zulema Andén. Y buscaban que Chubut asuma en forma plena el ejercicio del dominio originario y la administración sobre las aguas de la cuenca del río Futaleufú.

 

 

Fuentes legislativas indicaron que esta iniciativa es inviable porque una norma provincial no puede modificar una ley nacional. Sin embargo el debate se debe dar de cara al 2025, año del vencimiento de la concesión de la Central Hidroeléctrica Futaleufú y el contrato a término de provisión de energía a favor de Aluar.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error