RED43 policiales
25 de Octubre de 2023
policiales |

El robo de anticonceptivos y un salvaje ataque a un centro de salud de Trelew

Computadoras, gran cantidad de DIUs y elementos ginecológicos desaparecieron tras serios destrozos en el edificio. Todavía no hay detenidos

Escuchar esta nota

Este martes se informó que durante la jornada electoral del último domingo, delincuentes ingresaron al Centro de Salud “Glenda Williams” del barrio Don Bosco de Trelew y robaron equipamiento médico costoso, una computadora, y una gran cantidad de DIUs (dispositivos intrauterinos).

 

De acuerdo a lo detallado por Pedro Marconi coordinador del centro el hecho ocurrió el domingo alrededor de las 18 horas. “Me llamaron a las 19 horas para decirme que una hora antes habían ingresado al Centro de Salud. Cuando me acerqué, ya estaba el personal del Hospital Zonal y la Policía del Chubut”.

 

Los delincuentes “se tomaron el trabajo de cortar la reja que cubre la ventana del consultorio de ginecología” comentó Marconi indignado. Por allí ingresaron al establecimiento, y “se llevaron el colposcopio (equipamiento para detectar células cancerosas en el cuello uterino), el detector de latidos fetales, la balanza de pie, la computadora, el tensiómetro, medicación y los DIUs”, enumeró. Asimismo, rompieron varias cosas que no pudieron llevarse del lugar.

 

Pese a que lamenta lo sucedido, asegura que no es la primera vez que sufren un robo de estas características en el Centro. “Cuando estuvo cerrado por pandemia entraron también, por otro consultorio en donde estaba el depósito de medicaciones, y se llevaron toda la medicación”, recordó, y agregó luego que “esta es la segunda vez que roban un colposcopio, que es un aparato que no tiene un uso general como para salir a publicarlo y venderlo. Es una locura”.

 

A lo relatado previamente, Pedro comentó que se suman todos los daños que sufren en el edificio casi a diario. “Este Centro se reinauguró en noviembre porque, mediante una cooperativa, se logró pintar todo el exterior, el interior, se cambió la iluminaria, la protección de la misma. Hoy ya faltan diez rejas, está todo rayado y en lo que va del año llevamos cambiados 17 vidrios, porque todos los rompen”, lamentó.

 

Por el relato de algunos testigos, ya tienen una idea de quienes suelen hacer eso. “Son todos menores de edad de entre ocho y catorce años. La persona que denunció lo que pasó el domingo también dijo que eran dos o tres menores, que no superaban los catorce años de edad”, comentó.

 

Para buscar una solución a esto, avanzaron “en reuniones con la Policía Comunitaria que participa activamente, con la Comisaría Segunda también para ver si se puede lograr un mayor recorrido para poder controlar eso”, concluyó. Por el momento no hay pistas de quienes pudieron ser autores de semejante salvajismo.

 

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error