Dólar Compra $69,00 Venta $74,00
Euro Compra $75,00 Venta $80,00
Real Compra $12,00 Venta $13,00
red43-canal |

Ellos proponen, usted decide. Hoy, Norma Arbilla

Norma Arbilla fue concejal, secretaria de gobierno e ingeniera en el desarrollo de obra pública. Es precandidata a intendenta de Esquel por uno de los espacios que tiene el partido justicialista, por el cual competirá con Bestene y luego con el resto de los candidatos.

 

Vino a Red43 para contarnos sus posturas y proyectos para la ciudad, desde un punto de vista de trabajo previo en la administración pública.

 

Te invitamos a ver la entrevista completa en video.

 

P: Querés ser intendenta de la ciudad de Esquel. Supongo que previamente tendrás, a muy pocas semanas de la primera ronda electoral, un diagnóstico de la ciudad. ¿Cuál es la radiografía de la ciudad de Esquel? ¿Dónde estamos parados?

 

R: La verdad que la foto de Esquel hoy, donde, generalmente, definimos el diagnóstico, estamos siendo una ciudad expulsiva en estos momentos, o no contenedora. Fundamentalmente de los jóvenes, que terminan, por ejemplo, la escuela secundaria, que hacen sus perfeccionamientos a nivel local o en otros lugares del país, que van a estudiar. No generamos las oportunidades laborales para que vuelvan y se inserten o, quienes egresan, tienen que buscar otros lugares para poder realizar sus sueños. Creo que eso es lo que nos tendría que desvelar a los adultos, a quienes generamos políticas públicas, a quienes trabajamos en la ciudad: pensar en dar oportunidades para nuestros jóvenes y nuestros hijos, por sobre todas las cosas. Yo soy mamá y hoy mi hija está estudiando, pero sueño con que un día, posiblemente, regrese a su lugar, como lo hice yo. Yo fui, me perfeccioné, estudié en una universidad pública, en Bahía Blanca, y la vida hizo que eligiera nuevamente Chubut para vivir y, fundamentalmente, Esquel, que es mi ciudad. Y creo que este es un momento propicio para que podamos generar oportunidades para los más jóvenes. Hemos perdido o no hemos logrado insertar un rumbo hacia donde la ciudad pueda focalizarse, mirar, canalizar su energía. Como comunidad estamos, cada uno, viendo qué puede hacer, cómo lo hace, y no hemos generado los acuerdos sociales que nos permitan integrarnos y pensar entre todos la ciudad que queremos.

 

P: Este es tu diagnóstico. El 10 de diciembre, sentada en el sillón del intendente, vas a tener que tomar las primeras medidas. Siempre se supone que las primeras medidas son las prioritarias, uno siempre arranca por lo más importante. ¿Por dónde vas a arrancar? ¿Cuáles serían tus primeras medidas de gobierno en los primeros meses de ese gobierno?

 

R: En realidad, estos días hemos estado con muchas charlas en diferentes ámbitos, y hay una prioridad que no podemos tampoco cerrar los ojos, y que son los niños. Hoy hay una gran masa de niños en Esquel que asisten a las escuelas, que tenemos que ver cómo se refuerza la cuestión alimentaria. Hoy, en la política que estamos teniendo, donde el estado se ha retirado, la economía está en crisis plena, la falta de trabajo ha hecho que muchísimas organizaciones de la comunidad, vecinos, hayan organizado, por ejemplo, comedores, para que los niños y las familias reciban refuerzos alimentarios. Esto es trabajar conjuntamente con las escuelas que tienen comedores, para tener los refuerzos alimentarios necesarios. Ha sido, te diría, casi un reclamo de todos los directivos con los que hemos charlado, que hoy están con la mirada puesta ahí, porque es un problema importantísimo. Eso sería lo urgente. E inmediatamente trabajar también con la actividad privada para focalizar en la generación de empleo joven, empleo privado, vinculado a los estímulos impositivos. Hoy por ahí se trabaja en decir bueno, vamos a bonificar ingresos brutos, habilitación comercial, pero la idea es focalizar eso en generación de empleo. Se genera un empleo privado, el municipio tendría que ver cómo aporta. Lo vamos a estudiar y vamos a decir bueno, va a haber una bonificación especial para el comercio, para los emprendedores, todo aquel que genere un empleo privado que tenga esas posibilidades. Hoy hay una carga impositiva importante. La AFIP embargó muchísimas cuentas en nuestra ciudad para el nivel comercial que tenemos. Es una calamidad porque es una cadena que se genera con el embargo de la cuenta del comerciante y, a partir de allí, con todo. Incluso el poco o mucho empleo que tenga e incluso el autoempleo que tenga cada comerciante hoy está en crisis total. El municipio no puede estar ajeno a esto y tiene que acompañar para poder resolver esta situación. No puede mirar para otro lado. La cámara de comercio nos explicaba el otro día que, por ejemplo, Neuquén, tiene otros beneficios impositivos, desde los aportes, como si fuese otro país, que no los tiene Chubut. Esto en realidad hay que abordarlo desde todo punto de vista y el municipio no puede estar ajeno a la resolución de estas situaciones. No puede hacerse el distraído.

 

P: ¿Qué modelo de gestión imaginará o verá la gente de tu gobierno? La intendente y cómo sigue su organigrama. ¿Con igual cantidad de secretarías? ¿Con más secretarías?

 

R: Nosotros hemos planteado ejes estratégicos para trabajar. Desarrollo humano, desarrollo económico productivo, urbanístico ambiental y un eje transversal de educación. Lo que tiene que hacer el estado municipal es organizarse en función de las políticas que uno define. Cuatro o cinco secretarías nada más, porque definimos que esos son los ejes de trabajo prioritarios que vamos a tener. Lo que hago es adaptar el organigrama municipal actual a las políticas que uno quiere implementar.

 

P: ¿Lo hacés por una cuestión de facilidad para gestionar esos recursos o también para ahorrar dinero?

 

R: Las dos cosas. En realidad, uno debe formalizar su organigrama en función de la política que desea aplicar. Pero, además, nosotros dejamos un trabajo interesante en el municipio desde el estudio de toda la estructura municipal y la conformación del organigrama. A partir de allí, el funcionamiento. Todo el funcionamiento operativo.

 

P: El discurso inaugural de Ongarato, cuando asumió en el año 2015, dijo: tengo casi 900 empleados y apenas 2 o 3 empleados para limpiar las calles de la ciudad de Esquel. Hablaba de su visión de los recursos que tenía. Por un lado tenía muchos empleados y por otro tenía pocos en algunas áreas. Hoy andamos en 860 empleados. ¿Es un número adecuado, te parece poco, necesitarás más?

 

R: En realidad no está en mi cabeza pensar en echar a nadie. Lo que hay que hacer es optimizar los recursos que uno tiene, y además jerarquizar el empleo público y el empleo municipal, con capacitación. Dejamos un trabajo hecho donde, nos explicaba el técnico, se jubila alguien: con ese monto de la jubilación que deja de abonar el estado municipal se pueden ir movilizando las diferentes categorías de los trabajadores en función de su capacitación, de su formación, de su antigüedad, de su tarea y, en el término de prácticamente cuatro años toda la estructura municipal tiene movilidad. Ese es uno de los reclamos de los agentes municipales, el tener equidad, el tener posibilidades de ascender, de modificar sus condiciones, y que no sea una negociación de “te doy una categoría más o menos”. Esto es trabajo de organización institucional. Esto es lo que vamos a llevar adelante. Yo creo que con el número actual de agentes públicos, capacitándolos con el uso de las nuevas tecnologías, donde la gente puede pagar los impuestos desde la página web, hay montones de servicios que hoy se han facilitado. Esto se puede reestructurar: el municipio brinda un montón de servicios, que dejó de ser solo barrido y limpieza, e iluminación pública que aquí no la tenemos en manos del municipio, para tener un montón de servicios adicionales. Le fueron entregando desde el estado nacional, se fueron delegando, funciones, en el estado provincial, y el estado provincial las fue delegando en el municipio sin las contrapartidas presupuestarias correspondientes. Entonces los estados municipales se han tenido que hacer cargo de un montón de funciones y competencias que antes no tenían.

 

P: Hablaste de áreas: el municipio tiene una radio pública o abrió una oficina de cultos. En tu visión de lo que es la administración del estado municipal, vos, ¿vas a abrir más áreas? ¿creés que hay áreas que hay que cerrar?

 

R: No, sin duda hay que mirar lo que tenemos y en función de eso y de las políticas que decidimos aplicar, ver cómo las vamos orientando hacia allí. En realidad la estructura municipal lo que refleja es lo que el gobierno decide hacer y llevar adelante. Hay que ver la pertinencia y el momento, el análisis es en el momento en que uno decide llevar adelante algo. No puede ser un elemento histórico que permanezca en el tiempo si cambiaron las condiciones. Hay que reestructurar en función de lo que vamos a hacer. No creo que necesite más áreas, sino modificar. Hoy existe una secretaría de promoción social: va a haber un área de acción social, que atienda lo urgente, pero tenemos que estar vinculados ahí con la cultura, con el deporte, con la vivienda, con la tierra fiscal, con un área que pueda mirar el conjunto. Entonces no es la secretaría de promoción social que por ahí sirvió para un determinado momento.

 

P: Saliendo de la estructura municipal, de la organización del municipio para brindar servicios a los vecinos, algunos dirán: cuanto más servicios me vendan, más caro me sale. Pero saliendo de la municipalidad puertas adentro, de mirarse el ombligo, sino mirando la ciudad. ¿Qué tres áreas de la infraestructura pública requieren de urgente inversión?

 

R: El agua es un elemento crítico. Por ahí lo que hemos hecho en el tiempo es trabajar en conjunto con los técnicos de la Cooperativa 16 de Octubre, es lo que me ha tocado a mí, en particular, trabajar, para ver cómo resolvíamos determinadas situaciones para el abastecimiento de agua. Y hoy nos tomamos el cien por cien del agua del arroyo Esquel, por eso en esta época no tenemos agua. Ahí la Cooperativa está desarrollando un proyecto que resolvería, con un horizonte de 10 o 20 años, la problemática del abastecimiento de agua. Lo que tiene que hacer el municipio es acompañar las gestiones para conseguir los fondos, para resolver esa situación. El otro problema que tiene es el abastecimiento de energía eléctrica, si bien vamos creciendo, urbanísticamente nos vamos desarrollando. Pero ahora se está poniendo en marcha, este fin de semana, un transformador que le va a permitir cierta holgura al abastecimiento de energía eléctrica de la ciudad. Todavía sigue faltando infraestructura eléctrica que nos permita ir pensando en el uso masivo de la energía. Y después nos quedó infraestructura dentro de la ciudad sin completar. Por ejemplo nosotros trabajamos mucho, con el desarrollo urbano, con los PROMEBA, donde se trabajó mucho en la consolidación de los diferentes barrios con servicios de agua potable, energía eléctrica, cloacas, alumbrado público a los diferentes barrios. Incluye eso toda la regularización dominial que le permite al vecino tener su lote, pagarlo y disponerlo. Ese trabajo llevó mucho tiempo y se lograron hacer todos los proyectos del Badén, el Bella Vista, el Estación, el Ceferino y el Matadero, y ahora está en construcción el Cañadón de Borques, que, dicho sea de paso, urge que terminen con la conexión de gas para que las familias este invierno puedan contar con el gas, y el barrio Don Bosco. Y quedó un sector muy amplio, que es el sector del barrio Lennart Englund, que es un sector en el que hay que intervenir de manera urgente, porque tenemos allí situaciones de vulnerabilidad muy altas y es una problemática ciudadana que tenemos que mirar, no hacernos los distraídos.

 

P: Todo eso se hace cuando hay plata: y la plata la genera el sector privado, o sea, el estado se nutre de ese sector privado vía impuestos. Si vos tenés una ciudad donde no hay inversión no hay generación de empleo, no hay gente que gaste, que pague impuestos. ¿Cuál es tu mirada sobre los renglones de la economía privada donde Esquel puede crecer? ¿A dónde irías a buscar inversores?

 

R: En realidad hay uno que es de impacto inmediato que, cuando funciona bien, genera trabajo, empleo, y que es la actividad turística. Nosotros estamos enclavados en uno de los lugares más bellos del mundo. No podemos no querer nuestro lugar desde esa óptica. Tenemos atractivos cercanos, tenemos al Parque Nacional Los Alerces como patrimonio de la humanidad. Lo que necesitamos es levantar nuestra autoestima como ciudad: decir bueno, podemos, creemos, vamos para adelante y salimos rápidamente. Es una actividad frágil, porque tenés un evento como el volcán o este año con toda la cuestión del hanta, que impactó y mucho. Hoy tenemos un estado nacional que está recibiendo turistas. En otros lugares hay muchísima actividad turística. Pero esto lo tenemos que trabajar en conjunto. En algún momento trabajamos fuertemente con toda la Comarca, teniendo la mirada binacional, trabajando conjuntamente con Chile. Hoy la Patagonia Chilena, por ejemplo, recibe muchísimo turista extranjero, y pasan por Esquel. Tenemos que tener estrategias para poder distribuir esto y hacer que la gente se instale acá. Pero creo que pasa también por esto, por levantar nuestra autoestima en los momentos en que hay crisis y tenemos problemas. Y en esto también el municipio tiene que ser cabeza, articulador. Convocar, trabajar en conjunto. Ahora se hizo la licitación de La Hoya, se va a hacer una contratación directa por 30 años, en que Esquel no tuvo participación, pero no porque no hayan tenido oferta de participar, sino por la ausencia. Yo, en particular, estudié el pliego de punta a punta y vi que tenía algunos baches que si uno está sentado, como comunidad, puede señalarlos.

 

P: ¿Qué relación te imaginás con el inversor que sea, si prospera este proceso de licitación?

 

R: Nosotros necesitamos que el cerro tenga inversiones, que crezca y que atraiga turistas. Si eso pasa, tendríamos que ser aliados para que la comunidad de Esquel en su conjunto se vea beneficiada. En esto creo que hay que ser muy proactivo, pero también tenemos que tener un esquema de control. Si hay una oferta de inversiones, la comunidad de Esquel tiene que ir a sus representantes, ser quien monitoree el proceso de inversión. Puede haber problemas, idas y vueltas, pero tiene que estar involucrada la ciudad, los actores locales, porque son los principales interesados en que esto funcione. Tiene que ser un recurso que desborde en la ciudad. Tenemos que focalizar también en otras actividades productivas. Esquel tiene condiciones, por ejemplo, para producir alimentos, dentro de su ejido y asociado a otras comunidades dentro de su valle. Tenemos que fomentar también esto de la generación de alimento, por sobre todas las cosas, que permita desplazar alimentos que vienen del norte. No te voy a decir “vamos a producir limones”, porque nuestras condiciones no dan, pero sí hay muchísimas otras cosas que sí podemos producir, en escala, a nivel industrial, con agregado de valor. El estado puede ser articulador, buscar, acompañar, en tener sello de origen, en ver políticas de marketing, en capacitación. Esto también es generador de empleo, generador de riqueza y esto inmediatamente tiene impacto en la ciudad. Es dinero que no se va y que queda en nuestra ciudad, y es dinero que comienza a circular, y es trabajo.

 

P: Volviendo al tema de los recursos turísticos, La Hoya es uno y La Trochita es otro recurso también administrado por el estado provincial. ¿Sos partidaria de que La Trochita atraviese un proceso similar de inversión privada?

 

R: Ahí soy bastante más cuidadosa, porque La Trochita es casi un monumento histórico y es un patrimonio, un museo rodante y que hay que preservarlo. Quizá tenemos que tener otras estrategias para poder cuidarlo, para que siga siendo un atractivo. Podría ser un privado, pero yo creo que quien preserva los monumentos históricos, en general, es el estado, porque es parte de su patrimonio.

 

P: ¿Por qué querés ser intendenta?

 

R: Me haría feliz ser intendenta. No hay nada más hermoso que servir a tu comunidad, a tu lugar donde estás. Yo me he preparado muchos años para esto porque fui concejal, fui secretaria de gobierno, después me dediqué a trabajar como ingeniera en el desarrollo de la obra pública. Entonces vos decís bueno, qué pasa en tal calle, y ahí ya me acuerdo qué pasó, tenía mucha pendiente, no sabemos si podemos pavimentar o no. Pero bueno, esto, y creo que estoy en un momento de mi vida en que puedo dedicarle el cien por cien de mi tiempo a esa tarea. Mi hija está estudiando, así que creo que tengo la experiencia, el conocimiento, no tengo que aprender cómo es la administración del estado, que esto no es sencillo a alguien que no sabe llegar a administrar, porque tiene muchísimas cuestiones que son de aprendizaje y no espontáneamente uno al otro día sabe cómo administrar el estado, dónde buscar recursos económicos, qué posibilidades hay, dónde se presentan proyectos, qué tipo de proyectos, cómo pensar regionalmente, cómo hacer alianzas estratégicas con otras comunidades que te permitan sortear los problemas en conjunto. Todo esto es un aprendizaje que creo que lo he tenido a lo largo de mi vida, agradezco la oportunidad de haberlo tenido, y hoy creo que estoy en condiciones de poder asumir la responsabilidad de gobernar la ciudad de Esquel.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error