26 de Julio de 2020
opinion |

Una película, una serie, un libro

Esta vez, simplemente elegimos un género: la épica. Romanos, vikingos y griegos son los protagonistas de estas grandes historias.

En la vida, todos tenemos favoritismos. Desde equipos de fútbol hasta comida, siempre elegimos algo que es “lo que más nos gusta” y, como diría Serrat, contra gustos no hay disputas.

 

Esta semana elegimos, simplemente, hacer una nota más egoísta y hablar sobre uno de nuestros géneros favoritos: la épica.

 

La épica trata de hazañas, con héroes que siempre representan a un pueblo, a personas o a una ideología entera, y son los encargados absolutos de proteger sus ideales. Siempre nos gustó la figura del héroe: nos entusiasma sobremanera cuando un ser se arma de valor y logra un objetivo que parecía imposible. A veces, a pura fuerza de voluntad, y otras, con algunas características (bastante prácticas, por cierto) que los ayudan en su aventura (fuerza sobrehumana, inmensa inteligencia y muchas más).

 

Hay muchos tipos de épica, así que en esta ocasión nos centramos en una clase que, oh sorpresa, abarca tres de nuestras obras favoritas en literatura, cine y televisión (o streaming): se trata de la épica histórica, con hechos reales o famosas leyendas.

 

 

La película de la semana

 

 

Quo vadis

 

Bueno, algunos dirán que es del año del ñaupa (1951), pero es un peliculón, candidata a ocho premios Óscar. Quo vadis significa “¿A dónde vas?” y es una referencia bíblica. El cristianismo recién comenzaba a surgir y el general romano Marco Vinicio (pagano) se enamora de Ligia (convertida al cristianismo).

 

Muchas películas épicas suelen ser del tipo “me gusta esta mujer, así que voy a hacer un lío tremendo” (también libros e, incluso, hechos históricos, como la Guerra de Troya, aunque ahora se cuestione un poco su veracidad). Esta película es una de ellas, pero, además, tiene como trasfondo al emperador Nerón. En la épica también es común la figura del tirano, que está loco o se vuelve loco de poder, y Nerón, aunque se cree que era adorado por los romanos, estaba completamente loco.

 

Este emperador ejecutó a su propia madre y a su hermanastro, y, además, uno de los grandes chismes de la época dice que, durante el gran incendio de Roma, mientras veía las llamas y escuchaba los gritos de su gente... él componía música con su lira.

 

Este último evento se ve en la película y, como en toda película romana, nunca falta el circo con los gladiadores o la violencia gráfica.
 

 

Recomendada para: adultos (escenas de violencia).

 

Quiénes deben verla: quienes disfruten de la épica y la historia romana.

 

Quiénes no deben verla: quienes no puedan ver sangre o no disfruten las películas viejas.

 

Puntajes: IMDB – 7.2 de 10; Rotten Tomatoes - 88%; Filmaffinity - 7.3 de 10

 

 

La serie de la semana

 

Vikingos (Título original: Vikings)

 

Indudablemente una de nuestras series favoritas. Vikings retrata la historia de Ragnar, un campesino de Noruega que, con su sed de aventura, termina volviéndose el líder de su aldea, pero, todavía más, el descubridor de un nuevo mundo.

 

Con esto, traerá felicidad, pero también muchísimos infortunios, a todos los que lo rodean.

 

En algún momento, el centro de la serie vira hacia sus hijos y sus propias hazañas: algunos buscarán más aventuras y otros querrán quedarse a dirigir “lo que su padre construyó”, en especial la ciudad de Kattegat, fuente de todo el comercio.

 

La serie es de History, pero está inspirada en varios cuentos nórdicos. Comienza un poco lenta, pero después de pasar los primeros cuatro capítulos, el resto no se puede dejar de ver.

 

Tiene tres fuertes bases: la religión versus la mitología, la inteligencia versus la fuerza bruta y el hogar versus la aventura. El resto gira alrededor de estos temas. La vida vikinga giraba alrededor de las batallas y solo los que luchaban con honor podían acceder al Valhalla, el Salón de los Caídos, donde brindarían junto a los dioses.

 

Por eso, en todas las temporadas hay guerras y mucha, mucha sangre.
 

 

Recomendada para: adultos (violencia gráfica).

 

Quiénes deben verla: fanáticos de la épica y la fantasía.

 

Quiénes no deben verla: quienes no puedan ver sangre o no tengan interés en este tipo de historias.

 

Puntajes: IMDB – 8.5 de 10; Rotten Tomatoes - 93%; Filmaffinity - 7.6 de 10

 

 

El libro de la semana

 

La Odisea – Homero

 

“Musa, dime del hábil varón que, en su largo extravío, tras haber arrasado el alcázar sagrado de Troya, conoció las ciudades y el genio de innúmeras gentes”.

 

La odisea narra las aventuras de Odiseo, también llamado Ulises. Después de la Guerra de Troya, fue alejado de su familia contra su voluntad, y desea regresar a su patria, Ítaca, con sus seres queridos.

 

Durante muchos años, está junto a la ninfa Calipso en su isla, pero su hijo, Telémaco, lo está buscando: en una asamblea, los dioses deciden dejar que vuelva a su hogar.

 

Con grandísimas aventuras en el camino, esta historia, compuesta (se cree) en el siglo VIII a. C., es una de nuestras favoritas, porque sigue vigente hasta hoy: lo que demuestra los pocos cambios que, en algunas cosas, ha tenido la humanidad. Más allá de la presencia de dioses y seres mitológicos, la historia es sobre un hombre que desea volver a donde pertenece, mientras su lugar se ve invadido por personas que, con la excusa de conquistar a su esposa, creyendo que ya es viuda, se aprovechan de su hospitalidad.

 

Odiseo es sumamente astuto y supera todos los obstáculos para volver junto a Penélope, la famosa figura histórica que lo espera eternamente (como en la canción de Serrat, pero en lugar de con su bolso de piel marrón, con un sudario que teje y desteje eternamente). También busca a su hijo, a su padre y a su tierra.

 

La mejor (y peor) parte es cuando se encuentra con su perro.

 

Un consejo: como de todos los grandes clásicos griegos, hay muchas traducciones de La odisea. La mejor, según todos los especialistas, es la de la editorial Gredos.
 

 

Recomendado para: jóvenes y adultos (es complejo de leer, aunque hay versiones resumidas y simplificadas para niños).

 

Quiénes deben evitarlo: es muy largo y puede resultar algo trillado de leer, pero vale la pena.

 

Quiénes deben leerlo: es un libro maravilloso, una de las primeras obras de la historia, pero que no tiene nada que no podamos comprender. Muestra todo lo que no ha cambiado hasta hoy en la humanidad. Todos deberían leerlo.

 

Puntaje: Goodreads - 4 de 5

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error