Dólar Compra $69,00 Venta $74,00
Euro Compra $75,00 Venta $80,00
Real Compra $12,00 Venta $13,00
deportes |

“Gracias Jack, yo perdí la pelea pero gané muchos amigos”

Le contestó Luis Ángel Firpo, el Toro Salvaje de las Pampas, al norteamericano Jack Dempsey

Hoy se celebra en todo el país el “Día del Boxeador” en homenaje a Luis Ángel Firpo quien hace 97 años sacó del ring, con un derechazo, a Jack Dempsey. El norteamericano fue ayudado por el público para retomar el combate 17 segundos después y la pelea continuó hasta el round siguiente, el segundo asalto, donde Dempsey terminó ganando por nocaut en lo que a partir de allí se conoce a esta pelea como la del “robo del siglo”.

 

 

Nadie pudo explicar por qué razón Luis Ángel Firpo se hizo boxeador pero sí se sabe que desde 1923 es el deportista extranjero de época más conocido en los Estados Unidos.

 

Tanto es así que su epopeya fue referida por presidentes, periodistas, escritores, guionistas, cómics y directores cinematográficos.

 

Richard Nixon lo mencionó en una arenga de campaña en 1967 frente a sus partidarios diciéndoles: “Miren a la calle, ahí abajo todavía hay gente que cree que Firpo ganó”.

 

Fue varias veces protagonista de Los Simpson y sobre él escribió Julio Cortázar: “15 millones de argentinos fueron robados…”, en alusión a la pelea más famosa del boxeo mundial, la de Firpo contra Dempsey el 14 de septiembre de 1923 en el Polo Grounds de Nueva York ante más de 85.000 espectadores.

 

Fue aquella noche eternizada la que puso frente a frente al más ilustre campeón del mundo de peso pesado de entonces Jack Dempsey, un orgullo norteamericano, ante este silencioso gigante noble de casi 1.90 metros y 103 kilos que había nacido en Junín, provincia de Buenos Aires.

 

Dempsey  era una celebridad para los norteamericanos pues le había ganado la corona a Jess Williard después de haberlo tirado siete veces en el primer round y su imagen era la de un boxeador invencible y blanco. Parecía demasiado para un Firpo de menores condiciones técnicas.

 

En Buenos Aires la gente se había agolpado frente al diario La Prensa y también en el pasaje Barolo, ambos en la Av. de Mayo, desde donde una radio inmensa y milagrosa iría trasmitiendo la pelea.

 

La expectativa era enorme tanto allí, en Nueva York como aquí en la Argentina.

 

Fue así que mientras el Polo Grounds enmudeció cuando Firpo tiró a Dempsey de un derechazo a la sien y su cuerpo salió volado desde el ring hacia el sector de la prensa, sirenas y gritos de júbilo daban por hecho el triunfo del Toro Salvaje de las Pampas (“Bull of the Pampas”) tal como lo había bautizado el periodista Damon Runyon.

 

Sin duda alguna Firpo fue un símbolo de la devoción popular que salió 23 veces en la tapa de El Gráfico durante los años 20.

 

 

Tal era su fama que cada huésped célebre que llegaba al país pedía saludarlo, quería conocerlo desde el Príncipe de Gales hasta el presidente norteamericano general Dwight D. Eisenhower quien salió de agenda para hacer un encuentro personal realizado en el Luna Park durante su visita de febrero de 1960.

 

Claro que al igual que en Nueva York, Firpo y Dempsey se encontraron años más tarde en Buenos Aires. Fue el 4 de noviembre de 1951 cuando Jack Dempsey vino al país para la inauguración de Canal 7 como invitado especial de su dueño Jaime Yankelevich. La cita fue en Ayacucho y Posadas desde donde el canal comenzó a emitir.

 

 

Al reencontrarse Dempsey abrazó a Firpo, lo llevó aparte y le murmuró al oído: “Debo decirte la verdad Toro, me ganaste la pelea, sí me ganaste”.

 

Firpo entonces con humildad y respeto le respondió: “Gracias Jack, yo perdí la pelea pero gané muchos amigos”. (Fuente: Infobae).

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error