11 de Noviembre de 2022
deportes |

El día que Kimberley jugó un Mundial

El club de Mar del Plata fue parte del Mundial 78

Y nos quejamos de la Liga Local. Esto que contaremos es posta. Pasó en un Mundial, más precisamente en el Mundial de la Argentina.

 

En el marco de la tercera fecha de la Zona 1, donde integraban Argentina, Italia, Francia y Hungría, ocurrió un hecho que fue un papelón, primero y que terminó en una risueña anécdota, después.

 

El 10 de junio de 1978 el club Kimberley de Mar del Plata pasó a la historia porque su camiseta se convirtió en la primera y única remera del fútbol argentino con la que se jugó un partido de un mundial.

 

En aquel entonces la usó Francia, con un Michel Platini por demás joven.

 

 

En la actualidad sería impensado que algunas de las 32 selecciones que disputa la cita máxima del deporte no cuente con indumentaria alternativa para disputar un partido.

 

En esa ocasión, tanto Francia como Hungría contaban con la remera suplente y ambos seleccionados tenían sólo una remera blanca.

 

Los europeos llegaban a Mar del Plata golpeados por dos derrotas en sus partidos contra Argentina e Italia y competían sin chances de llegar a la próxima ronda de certamen.

 

 

Existieron dos versiones de las cuales nunca hubo una afirmación definitiva. La primera fue que Les Bleus se habían comprometido a empilcharse de azul para distinguirse de su rival pero a la utilería jamás se le secaron las camisetas que habían utilizado cuatro días atrás, contra Argentina, en el Monumental.

 

Eran épocas donde las marcas no hacían ropa de manera masiva y, entre el final del juego más los 400 kilómetros de viaje de una sede a la otra, todo aparentó jugarle contrarreloj a los de Michel Hidalgo.

 

La otra mirada, que ofrecieron varios medios del viejo continente fue que desde FIFA nunca aclararon que equipo debía usar la casaca oscura y cuál la clara.

 

El inicio del encuentro estaba previsto para las 13.30 hs del sábado 10 de junio de 1978.

 

Fue el árbitro brasileño, Armando Coelho, quien se negó a dar la orden si uno de los dos equipos no cambiaba de camiseta. Más de 20 mil espectadores aguardaban en las tribunas por un encuentro que sólo servía para cumplir con el calendario puesto a que sendas selecciones ya estaban eliminadas de la segunda fase.

 

De todas formas, los 23 mil espectadores que se acercaron al estadio “José María Minella” vieron un buen partido de fútbol, disfrutaron de cuatro goles, de los cuales tres fueron unos auténticos golazos.

 

A los 22 minutos del primer tiempo, Christian López metió un derechazo al ángulo para poner a Francia al frente del marcador. Los galos se pusieron 2 a 0 con una buena definición cruzada del delantero Marc Berdoll, pero a los 41 minutos Hungría descontó con un magnífico gol de Sándor Zombori. De todas formas, los franceses se fueron al descanso 3 a 1 gracias al tanto de Dominique Rocheteau.

 

¿QUÉ TE PARECIÓ LA NOTA?
Ocurrió un error